CASA TUTELADA Y CASA TERAPÉUTICA

 

Nuestra casa tutelada y la zona residencial

 

Casa tutelada para mayores de edad

 

En Educatrivium contamos con una casa tutelada de cuatro plazas para jóvenes mayores de edad.  La casa es un recurso de apoyo al trabajo que se realiza en el hospital.

Esta opción residencial está disponible cuando la convivencia en el domicilio familiar habitual no es posible.

El objetivo es hacer una transición controlada a la vida adulta aceptando la responsabilidad que conlleva la vida fuera del núcleo familiar. El trabajo terapéutico que se desarrolla en el hospital diariamente tiene su continuidad en la casa tutelada con la supervisión de nuestros profesionales.  De este modo, la casa se convierte en un espacio estabilizador e integrador.

Antes de formar parte del programa terapéutico que incluye la casa tutelada, se realiza una completa evaluación psicosocial de la persona. En ella se evalúan factores relacionados con la autonomía personal, entre otros. Por supuesto, se diseña un plan de intervención con todo el equipo multidisciplinar. Plan a implementar en todas las áreas de trabajo terapéutico además de estudiar la viabilidad de vivir en la casa tutelada.

La vida autónoma va fortaleciéndose con la ayuda profesional adecuada en cada circunstancia. Se estructuran rutinas diarias y se fomenta la auto-responsabilidad en todo momento. La casa tutelada se supervisa varias veces al día. Y cuenta con asesoramiento constante y apoyo siempre que se considere conveniente.

 

Zona residencial para menores de edad. La Casa Terapéutica

 

Para los menores de edad, Educatrivium cuenta con una zona residencial o casa terapéutica. En este caso, ponemos a vuestra disposición 5 plazas para los menores.

Del mismo modo que en la casa tutelada, la casa terapéutica forma parte de un programa más amplio. La estancia en la casa se complementa con el trabajo diario en el hospital que incluye terapias grupales, individuales y apoyo escolar con psicopedagogía. Por supuesto, atención psiquiátrica cuando es necesaria.

Y siempre previa evaluación exhaustiva de los adolescentes y sus familias, para quienes diseñamos un programa completo y multidisciplinar.

El objetivo es seguir apoyando el desarrollo integral de los adolescentes y su proceso de recuperación fuera del hospital.

Este recurso es el adecuado sobre todo cuando no es posible la convivencia en el domicilio familiar. El objetivo final del proceso, es una deshospitalización gradual y una vuelta a la convivencia y la integración familiar.

Los menores deben hacerse conscientes de la importancia de la familia en su propio proceso. La familia queda integrada en este modelo de rehabilitación de los adolescentes pese a la no convivencia conjunta durante un tiempo. En primer lugar, se establece un régimen de visitas. Además, los adolescentes deben aceptar que la familia sustenta su estancia en la casa terapéutica. Por tanto, deben responsabilizarse de la administración de los recursos que la familia les proporciona. Y asumir la responsabilidad en todo momento de las consecuencias de su gestión.

Por supuesto, en la casa conviven constantemente nuestros profesionales para dar el apoyo necesario y supervisar en todo momento. Se trabaja en el compromiso y la motivación para participar de manera activa en su propio proceso de recuperación. Así como la responsabilidad, el respeto y la autonomía.

Consúltanos sin compromiso para ampliar la información sobre nuestra casa tutelada o zona residencial.

Contacta con nosotros sin compromiso

Te informamos de todos nuestros programas y terapias. Estamos encantados de ayudarte

Al continuar navegando en el website acepta el uso de cookies, sino abandonelo ahora. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar