Trastorno de conducta

TRASTORNO DE CONDUCTA

Qué entendemos por trastorno de conducta

Entendemos el trastorno de conducta como un conjunto de alteraciones del comportamiento del niño o adolescente que tienen algunas de las siguientes características. Agresividad, actitudes de manipulación, transgresión de las normas sociales o familiares, impulsividad y falta de empatía o sensibilidad hacia lo que otros sienten. Así como ausencia de respuestas ante el castigo o la recompensa y formas de carácter inapropiadas para la edad del niño o adolescente.

Es importante aclarar que, en el desarrollo normal del niño, hay momentos en los que las conductas desafiantes y de oposición son naturales. Es decir, forman parte del desarrollo normal sin que por ello estemos hablando de un trastorno de conducta.

Para considerarlo como tal, debemos tener en cuenta la gravedad o magnitud de las conductas, la frecuencia y la perseverancia de los síntomas enumerados anteriormente.

 

Origen del trastorno de conducta

Como suele ser habitual en los trastornos de conducta de todo tipo, no existe una sola causa clara y determinante para que el problema aparezca. Su manifestación tiene una etiología multifactorial. Además, no siempre que se dan varios factores de riesgo estará garantizado el trastorno. No obstante, hay factores biológicos y ambientales que son considerados de alto riesgo.

Es frecuente que el trastorno de conducta esté vinculado a un problema de autorregulación del sistema nervioso autónomo. Y carencias afectivas graves en la infancia, así como abusos y maltrato o modelos de referencia negativos. Asociación con el déficit de atención con hiperactividad o ausencia de pautas y educación en la familia son posibles desencadenantes.

Pero insistimos en que la vulnerabilidad a presentar un trastorno de conducta varía considerablemente entre las personas. Y el continuo de la gravedad para considerarlo leve o clínico está lleno de términos intermedios.

 

El abordaje terapéutico del trastorno de conducta

Con niños y adolescentes que presentan un trastorno de conducta, será importante el trabajo con la vinculación emocional. La recuperación de la figura de autoridad y el establecimiento de normas y estructuras coherentes y previsibles son fundamentales. Así como la tolerancia a la frustración y la disciplina,  pilares para este trabajo terapéutico.

Los modelos familiares coherentes y la regularización del consumo de televisión y nuevas tecnologías, también han de tratarse en consulta familiar.

Los frentes que se abordarán en psicoterapia son muchos y variados y el trabajo con la familia y educadores es fundamental.

Por otra parte, en Educatrivium abordamos el trastorno de conducta desde todos los ámbitos terapéuticos posibles. Apoyando la psicoterapia con trabajo individual y de grupo, así como con tratamiento farmacológico siempre que es necesario. Por supuesto, proporcionamos refuerzo escolar y psicopedagogía aplicada. Y siempre trabajamos simultáneamente con la familia.

Llámanos e infórmate sin compromiso. Te contaremos cómo podemos ayudarte con nuestros programas de intervención. Como siempre, reiterar que no existen dos tratamientos iguales. Del mismo modo que no existen dos personas iguales. En Educatrivium diseñamos un plan de intervención mutidisciplinar adaptado a cada niño o cada adolescente de manera completamente personalizada.

Contacta con nosotros sin compromiso

Te informamos de todos nuestros programas y terapias. Estamos encantados de ayudarte

Al continuar navegando en el website acepta el uso de cookies, sino abandonelo ahora. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar